A veces, todo lo que necesitamos es un soplo de aire fresco para salir de la jaula, porque todos tenemos una jaula diferente. Quizás esta sea la jaula del hogar, o quizás esta sea la jaula de su oficina espaciosa y cómoda, o quizás no tanto. Durante la pandemia de coronavirus, muchos de nosotros sentimos esta necesidad, como el aire, de salir de la jaula. Todos tienen su imagen favorita en la mente, porque todos somos muy diferentes. No olvidemos la regla principal, porque es la misma para todos - "Escapó de la jaula, no se meta en otra jaula".

Esto me pasó a mí, me escapé de la ciudad de Panamá a un pequeño pueblo en Panamá llamado Boquete. Tierras altas, aire fresco y hasta frio (oh, yeah, que delicia), lluvias, cascadas, gente amable, todo lo que amo. Me sentí tan bien, descansé con mi alma durante el primer mes. El segundo mes comencé a extrañar las flores y mi trabajo y ya no estaba tan segura de poder vivir toda mi vida en Boquete. Imagínese, incluso me empezó a doler el corazón. Creo que fue un anhelo de flores, de mi trabajo, dolor físico a nivel emocional.

Durante el tercer mes me faltó mucho la comunicación, a pesar de que siempre había suficiente gente. Extrañaba el bullicio de la ciudad. Imaginé mi querida Moscú, luego Londres y pensé, tonta Tanyushka, nunca podrás vivir toda tu vida en el campo. Imaginaba Panamá y soñaba con conducir mi auto por Amador, porque amo mucho Panamá.

Fui a Boquete con la oportunidad de quedarme allí para siempre, pero al final volví. Y no sola, en Boquete encontré a una amiga de mi corazón y ella regresó conmigo. Mi Husky Siberiana con lindo nombre bien ruso Nieve. Nos amamos. Y imagina, a esta perra le gusta más en la ciudad. ¿Puedes creerlo? Parece que todo lo que me pasó fue solo que mi perrita estuviera en la ciudad. Su destino. Nuestros destinos se han encontrado.

Saca solo lo positivo de todo. No luches contra ti mismo. Escucha a tu corazón. Y nunca abandones a los que han sido domesticados o les han dado esperanza. Porque llevan años esperando. Ellos no olvidan. Y el consejo más importante es "No tengas miedo". El miedo es la mayor ilusión humana.

Deseo que todos salgan de su jaula personal, aunque sea por un tiempo, para tener posibilidad de extrañarla. Bueno, o búscate otra, más espaciosa y más cómoda. Con cariño "Flores del Casco".

P. S.: Adjuntaré una foto con mi amada niña, porque le he estado pidiendo a Dios una niña durante tanto tiempo, después de mis dos hijos.